INICIO
CLUB FILATÉLICO GUAYAQUIL
http://www.guayaquilfilatelico.org
http://clubfilatelicoguayaquil.blogspot.com

Sr. Elvis Vélez Procel - Presidente
Srta. Gladys García Bueno - Secretaria
E-Mail: cfgsecretario@yahoo.com
INICIO
Los coleccionistas Intercambios Federación Fesofil Actividades Lista de Socios Especialidades
Emisiones postales Timbres Fiscales Temáticas Varias Biblioteca Contacto/Links Numismática
LA BALSA DE GUAYAQUIL

Los presidentes de la República del Ecuador y del Gobierno Español, reunidos en la ciudad de Madrid el 14 de septiembre de 1989, suscribieron la Declaración Conjunta Hispano – Ecuatoriana y promovieron el proyecto de emisión de una serie de monedas conmemorativas del Quinto Centenario del Descubrimiento e América.



La principal meta impulsada por la Real Casa de la Moneda de España fue utilizar la moneda como instrumento de integración de los países iberoamericanos, con la finalidad de dar a conocer a la comunidad internacional su cultura e historia.



La Serie Iberoamerica de Monedas Conmemorativas ha manejado distintas temáticas, bajo un esquema de características comunes con la especificidad de cada país participante. Argentina, Cuba, Ecuador, España, Guatemala, Nicaragua, México, Paraguay, Perú y Portugal son los países que mantienen el vínculo histórico numismático de esta importante serie.



Investigaciones arqueológicas y antropológicas han determinado que en las tierras que hoy conforman el Ecuador, durante el Período de Desarrollo Regional (300 a.C. – 500 d.C) la expansión territorial, la organización jerárquica, el esplendor de los centros ceremoniales, el alto nivel tecnológico, la demanda de bienes suntuarios de gran calidad, sumados a la ubicación geográfica, al río Guayas como fuente de recursos y como vía de transporte, al manejo monopólico de la simbólica y valiosa concha spondylus, favorecieron el intercambio vía marítima a mediana y larga distancia, no únicamente de objetos y productos agrícolas sino de conocimiento y tecnología.



Las referencias etnohistóricas de Sámano y Xerez (siglo XVI) describen e ilustran las balsas prehispánicas y su situación como medio de transporte fluvial y marítimo; posteriormente lo hacen también Jorge Juan y Antonio de Ulloa en 1748 y Alejandro Von Humboldt en 1805, entre otros.



En 1526 Bartolomé Ruiz se encontró con una balsa: “Este navió, tenía parecer cabida de hasta treinta toneles; era hecho de plan y quilla de unas cañas tan gruesas como postes, ligadas con sogas de uno que dicen eneguen, que es como cáñamo, y los altos de otras cañas mas delgadas, ligadas con dichas sogas, a donde venían sus personas y la mercadería. Traía sus mástiles y antenas de muy fina madera y velas de algodón de mismo talle, de manera que los nuestros navíos” (Juan dde Sámano, Relación..., Madrid, 1844). “Si ha sido digno, de que se llegue a la noticia de todos el modo de las casas, no lo es menos el de sus embarcaciones”. “Las Balzas no solo navegan en aquel río, sino también en la mar. Su tamaño es vario, y su ejercicio o destino también: unas tienen el de la pesca; Otras sirven para el tráfico del mismo río, conduciendo todo género de mercaderías, y frutos desde la bodega hasta Guayaquil; y de allí a la Puná, Saltó de Tumbez y Payta. Y otras mas primorosamente fabricadas para el transporte de las familias y sus Haciendas y Casas de Campo” “La carga que normalmente pueden soportar las grandes, es de 400 a 500 quintales; sin que la inmediación del agua sirva de ofensa”. (Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relación Histórica del Viaje a la América Meridional..., Madrid, 1748, capítulo IX).



Folleto informativo entregado por el Banco Central del Ecuador el día 6 de Octubre en el acto de la presentación de la moneda “La Náutica”, en el Parque Histórico.

Sacagawea “El Dólar”  2000 – 2004

Desde que el gobierno del Dr. Jamil Mahuad  decreto un feriado bancario y la utilización de la moneda estadounidenses como de circulación nacional, han transcurrido un poco más de tres años.

El cambio de nuestra moneda el Sucre por el dólar trajo primero los billetes y las monedas fraccionarias de un centavo hasta la de 50 centavos, pero el rápido deterioro y destrucción de los billetes de baja denominación, el gobierno nacional se vio obligado a traer  varios millones de monedas de un dólar de la india Sacagawea que en los Estados Unidos de Norteamérica no se utiliza en su uso diario porque fue rechazada por la ciudadanía.

Para los que quieran coleccionar la moneda de un dólar hay una pequeña carpeta editada e impresa por la cassa H.E. Harris & Co. Para los años 2000 – 2004, cada año se emite dos monedas una con la letra P y otra con la D que se la puede apreciar debajo del año.

Esta moneda tampoco se ha salvado de la falsificaciones casi perfectas de el grabado solo difiere en el material que están acuñadas, por lo general las “falsas” circulan en las tiendas populares, mercados, sectores de la población de escasos recursos que tienen poco conocimiento de las características de la moneda, también en el campo y poblaciones indígenas de acuerdo a lo que se ha escuchado en los medios de comunicación.

MONEDAS DEL ECUADOR

Este libro es de la autoría del Arq. Melvin Hoyos, director de Promoción Cívica y Cultura de la Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil, director de la Biblioteca Y Museo Municipal.

La Historia de la Moneda Ecuatoriana es el mejor trabajo de investigación que se haya realizado hasta la presente fecha en el tema de la numismática, el libro contiene muchísima información, fotos, un diseño e impresión de lujo.

MONEDAS DEL ECUADOR

El Ecuador ha tenido monedas de Oro, plata, cobre, níquel, hasta que desapareció el Sucre debido a la implementación del dólar como moneda única de nuestro país, luego de la peor crisis económica, política y moral que haya vivido el país en los últimos 100 años.

El gobierno del Ecuador ordenó la acuñación de varias monedas con personajes ecuatorianas, desde un centavo hasta cincuenta centavos de dólar, la de un dólar con la efigie del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre solo quedo como conmemorativa y nunca se puso en circulación, se la vendió en un estuche numerado solo para los coleccionistas.

   
   

   
   
   
 
LA FILATELIA ES SANA DISTRACCIÓN!